Candela, de 12 años, acompañó a su madre, María, al Hospital Pirovano, ubicado en el barrio de Coghlan, para sacar un turno y así poder realizarse un estudio, y en esa hora y media que estuvieron esperando la pequeña desapareció.

En diálogo con Crónica TV, María explicó que estuvo una hora y media haciendo la cola para sacar un turno y en ese ínterin su hija se acercó dos veces. Sin embargo, cuando se disponía salir del hospital no volvió a verla.

 

 

“Se fue al baño, la vi cuando volvió, se quedó conmigo un rato y volvió a sentarse, pero después cuando yo la busqué no la encontré”, indicó María.

Candela estaba vestida con un jean celeste, una camiseta gris de manga larga, una campera negra de la marca Adidas y unas zapatillas de ese mismo color.