El reciente primer caso autóctono de sarampión- tras el alerta regional- llevó a extremar las medidas de cuidado por lo que el subsecretario de Planificación Sanitaria de la Ciudad de Buenos Aires, Daniel Ferrante, informó que se está realizando un "control de foco".

Este control incluye la observación de 70 personas por temor a que hayan sido contagiadas por la niña afectada que con 8 meses no estaba vacunada. "Tenemos mapeado que la chiquita estuvo en el jardín con algunas líneas de fiebre el 21, 22 y 23 de marzo por lo que puede haber contagiado no solo a los compañeros sino también a los maestros", manifestó Ferrante.

Por el momento, no hay casos declarados ni confirmados en la provincia de Buenos Aires y, además, se “están tomando precauciones para que no se extienda la enfermedad". 

"La condiciones están dadas pero las autoridades están advertidas, por ende no hay que entrar en pánico", manifestó la secretaria del Comité de Infectología Pediátrica de la Sociedad Argentina de Pediatría, Elizabeth Patricia Bogdanowicz y agregó: "La única forma de prevenir la enfermedad es mediante la vacunación adecuada, que consiste en la vacuna triple viral incluida en el calendario nacional gratuito y obligatorio”. 

 

 

La cartera sanitaria porteña recordó este Viernes Santo que desde el 26 de febrero comenzó un operativo que se realiza cada año en el que se intensifican las acciones para poder realizar la vacunación de los niños de 5-6 años que comienzan la escuela primaria así como también la vacunación de los chicos de 11 años.

 

 

En el operativo, que concluye este Sábado Santo, 31 de marzo, no solo se vacuna contra el sarampión. Las vacunas que se aplican al ingreso a pirmer grado son: Sabin (polio), Triple bacteriana (difteria, tétanos, y coqueluche) y Triple Viral (Sarampión rubéola y paperas).