José Bernardo nació hace 18 años como Leticia, pero desde pequeño siempre supo que su vida no iba a ser de esa manera. "Cuando era menor, cada vez que José Bernardo cambiaba su vestido por pantalones cortos y salía a jugar, su madre, Norma Coelí escuchaba a su marido quejarse '¿Cómo dejás que Leticia se vista de esa manera?' Parece un hombre", cuenta su mamá. 

Norma cuenta que su hijo nunca se identificó con las actividades que le decían que era para "nenas" que prefería el pelo corto a los rizos largos, los deportes en lugar de las muñecas y sobre todo, odiaba las clases de ballet. 

Luego, en su adolescencia, Leticia le dijo a su madre que era lesbiana y poco después tuvo el valor para definirse como trasngénero y hoy, ser, felizmente José Bernardo. 

Al principio, sus padres no la aceptaron. "Siempre supe que mi hijo no era una niña, pero me lo escondía a mi misma tanto como pude", le comenta Norma a BBC Brasil. "¡De hecho, eso acabó torturado mi niña por años! Esa es la verdad", añade.

Por eso, Norma decidió escribir una carta donde cuenta cómo se enfrentó al prejuicio de aceptar a su hijo transgénero y al texto le agregó la imagen de la identificación de José Bernardo. 

 

 

Amores, o Facebook liberou a postagem original sobre o José Bernardo!!! Imensamente feliz!!! O amor prevalece!!! ❤❤❤❤❤ #SomosTodosNormaeBernardo

Posted by Norma Coeli on miércoles, 19 de octubre de 2016

 

Pero luego de la primera publicación con la documentación de su hijo, Facebook eliminó el posteo. Por esta historia, BBC Brasil se comunicó con Facebook, quienes argumentaron "mantener la seguridad de las personas es la mayor responsabilidad" y por ello -Facebook- desarrolló normas para la comunidad que determinaron lo que está permitido o no en la plataforma "incluyendo la garantí de identidades auténticas y restringir la publicación de datos personales sin consentimiento", argumentó la empresa en un comunicado. 

Bajo las reglas de la comunidad de Facebook, hay contenido que se eliminan de forma "proactiva" y cuando esto ocurre es por una queja.

Los mensajes de Norma habrían violado las reglas de comunidad de la red social a causa de la identificación de José Bernardo en la que aparecen sus datos personales visibles.

Norma cree que la queja a Facebook vino de algún "homofóbico o transfóbico".

También en su carta relata cómo en su deseo de que su hija siga siendo una niña, Norma habla de "tortura" contra su hijo. "Muchos moños, faldas, muñecas y demás, luego clases de ballet para aprender a ser 'niña', luego vinieron los zapatos, rizos y un hermoso mundo color de rosa", relata.

"Mi exmarido (Norma se separó hace tres años luego de dos décadas de matrimonio) y su hermano, más grande, también la admitieron bien. Somos una familia muy cercana y feliz. Aquí no hay ningún perjuicio", añade.

 

"Y durante unos años, yo también creía en mi propio 'pequeño mundo mágico' y pensaba que era imaginación de una madre tonta. Pero no fue así",agregó.

Pero también hay un costado oscuro en toda esta historia, y es que en Brasil hay muchos José Bernardo y que no son aceptados como aceptó Norma a su hijo. "Me conmovió mucho recibir comentarios de homosexuales y transgénero que me confiaron que no tienen apoyo familiar. Un sufrimiento sin fin", se lamenta Coeli. 

También en su relato, muchos la han criticado tanto a ella como a su hijo, con mensajes de odio y prejuicios. 

En un informe realizado por la ONG "Transgender Europe", Brasil es el país que mata a más travestis y transexuales en el mundo, seguido de México, Colombia, Venezuela y Honduras. 

Del 1 de enero de 2008 al 31 de diciembre de 2015, los números son alarmantes. Hubo 802 muertes en todo Brasil, en el mismo período, 2.016 transgénero fueron asesinadas en 65 países en todo el mundo. 

 

"Afortunadamente nunca me golpearon, a pesar de haber recibido miradas extrañas en la calle y comentarios negativos", dice José Bernardo a BBC Brasil.

Dado el elevado número de casos de violencia, una ley que entró en vigor en algunos estados de Brasil ha sido alabada como una herramienta importante en la lucha contra los prejuicios y desde 2014, el estado de Pará ofrece identificaciones a travestis y transexuales. Y en total, ya entregaron 270 documentos. 

"Para mí fue liberador. Es como si pudiera responder por alguien que siempre fui", finaliza orgulloso, José Bernardo.