La justicia argentina tomó una importantes decisión al dejar ingresar aceite de cannabis para Josefina, una nena de 3 años que desde su nacimiento sufre de un padecimiento que puede estar llegando a su fin.

El 'síndrome de West', que contiene la nena, es un tipo de epilepsia infantil que la llevó a tener hasta 700 convulsiones en un día y 30 espasmos durante media hora, 20 veces al día.

Sus padres, desesperados, probaron todo tipo de tratamiento posible. Recorrieron hospitales y consultorios, pero nadie podía dar con una solución potable, hasta que conocieron el aceite cannábico.

A partir de allí, la mejora fue instantánea y lograron reducir la afección considerablemente. "En este difícil camino que nos toca vivir con la enfermedad de nuestra pequeña el aceite le salvó la vida", escribió Laura, su madre, hace un tiempo.

"El cannabis nos da calidad de vida a todos. Es un paliativo maravilloso. Estoy pensando en que empiece el jardín, es otra vida", expresó también la mujer, emocionada.

"Necesitamos que se estudie, se legalice. La planta es maravillosa, no podemos negar eso y no podemos permitir que los médicos dejen desamparados a los padres. Es un vacío que no está bueno. La marihuana le da la vida a Josefina y tiene que ser así para todos", concluyó la mujer, sobre una discusión que se viene dando cada vez más en la sociedad argentina y que es la de los tratamientos alternativos, sobre todo, en base a cannabis.

Las propiedades que este componente tiene para el ser humano son incalculables, y se ha probado que también actúa frente a duras enfermedades que no tienen cura.