En su edición del jueves, el diario La Nación publicó en tapa una nota sobre un supuesto contrato de pavimentación de la Ruta Provincial 9, en Santa Cruz, que la empresa Austral Construcciones de Lázaro Báez habría incumplido.

En su gira por la provincia austral, Cristina Fernández de Kirchner reclamó por el abandono en la que la mantuvo el macrismo y que el Estado se haga cargo de pavimentar la ruta que, supuestamente –otra vez– la mencionada empresa dejó sin pavimentar...

 

Cristina Kirchner on Twitter

 

Pero lo cierto es que que nunca existió tal contrato de pavimentación, como asegura RAúl Kollmann en Página 12, sino que lo licitado fue la construcción de una ruta de ripio que permitía ahorrar unos 500 kilómetros para ir a El Calafate y acceder a las grandes represas sobre el río Santa Cruz.

Según el periodista, Austral tenía terminado el 95,99 por ciento, pero la administración Cambiemos abandonó el final de la obra y el mantenimiento, por lo cual entró en total deterioro. De ahí que Cristina haya pedido que, como parte del costo de las represas y el pasivo ambiental que se produce, el consorcio constructor solvente la pavimentación de esa ruta clave, que une el Atlántico con la Cordillera.