Kanye West, el marido de Kim Kardashian, tuvo que suspender un show que brindó en el Forum de Inglewood, California, por un problema en su voz.

 

 

“Mi voz está tan ronca que no puedo realizar el show. Voy a dar a cada uno un reembolso, lo haré mejor la próxima vez”, dijo el rapero a los 45 minutos de haber empezado el recital. Si bien hubo una parte del público que lo abucheó, también estuvieron aquellos que corearon su nombre para mostrarle su apoyo. "Lo siento mucho. Los amo", soltó a medida que se retiraba del escenario.

 

 

Al parecer, los problemas en su voz se deben a la gran cantidad de recitales que viene llevando a cabo en el marco de su gira ‘Saint Pablo’.