A través de algunos cortes de audio de entrevistas radiales, es posible rescatar a qué artistas admiraba el italiano que nació en Roma un día como hoy, pero en 1953. De sus palabras en 1987 se desprende que separaba la música de Luis Alberto Spinetta, entre la etapa de 'Kamikaze' como la que más le había gustado por tratarse de un estilo más directo y sencillo, aunque le bajaba el pulgar a lo que en esa época era ''lo nuevo'', y que describía como "arreglos con 80 cambios de acordes y al final no dice nada".

Uno de los pioneros del movimiento punk y reggae de nuestro país, ya que traía esas influencias de sus años en Inglaterra, hablaba con admiración de la música de Manal al describirla como un blues "bien crudo, con letras muy argentinas, es bien de acá". Además incluía entre los músicos de verdad a Mercedes Sosa, a Jaime Torres y Atahualpa Yupanqui.

De la rivalidad con la música de Soda Stereo, no hay mucho para agregar a la recordada frase que hasta el día de hoy se sigue repitiendo en muchos recitales: '' Luca no se murió, Luca no se murió...", y ya saben a quien le deseaba la muerte la frase siguiente. Alrededor del minuto 9, en la siguiente entrevista, Luca deja en claro que la música moderna de esos días no le gustaba para nada, ejemplificando a Soda Stereo y Miguel Mateos. En el minuto 16, dispara un golpe bajo para Los Redonditos de Ricota también. 

 

En este recorte, Luca asume su gusto por 'Barro tal vez' pero descarta el resto de la producción de Luis Alberto Spinetta, al tiempo que demuestra su admiración por la música que hacía Pappo, con su grupo Riff.