Jessica Langford, una profesora de 32 años de la escuela Miamisburg Middle School, ubicada en Centerville, Ohio, Estados Unidos, fue declarada culpable de haber tenido sexo con un alumno de 14 años. El juez Timothy O’Connell la sentenció a un año en prisión y cinco de trabajos comunitario, a pesar de que la defensa pedía al menos 15 años de cárcel.

Según informaron las autoridades con los datos recopilados en las audiencias, la docente, casada y con un hijo, tuvo sexo oral y con penetración con el menor en varias ocasiones, incluso dentro de la escuela.

"No hay un día en que el que deseara haber hecho las cosas diferentes. Sé que soy totalmente responsable", reconoció Langford, lo que llevó a las autoridades judiciales a atenuar la sentencia de la maestra adicta al sexo.

La víctima también contó su versión de los hechos, sucedidos en mayo de 2017. "Comenzamos con besos, pero fue escalando desde allí", dijo el menor, cuyo nombre se mantiene en reserva.

Además, el alumno confesó que buscó a la docente en la aplicación de mensajería Snapchat, donde le escribió que quería tener sexo con ella.

Fue así que el último día de clases del año pasado, Langford se encerró con el alumno en una de las aulas y comenzó a besarlo. Durante media hora hubo penetración y sexo oral, hasta que el director de la institución golpeó la puerta, la cual habían trabado.

Langford le pidió al menor que se escondiera debajo una mesa y ella salió con el responsable del centro educativo. Al volver, según relató el adolescente, se sintió "incómodo… sabía que algo estaba mal".

Por su parte, el padre del alumno apuntó contra la maestra. "A ella se le confió el cuidado de los chicos y estudiantes y lo descartó por su propia gratificación sexual", dijo el hombre.

Al escuchar la sentencia, Langford explotó en lágrimas y fue consolada por su marido, quien estuvo a su lado durante todo el proceso
Al escuchar la sentencia, Langford explotó en lágrimas y fue consolada por su marido, quien estuvo a su lado durante todo el proceso

Además, agregó que su hijo pasó por momentos de profunda tristeza y depresión y que en el colegio es víctima de bullying por parte de sus compañeros, quienes lo dejan de lado en cada actividad. "Se siente avergonzado y solo. Es constantemente acosado en la escuela y se siente sin ayuda y en soledad", agregó.