La británica Emily O’Connor, de 21 años, vivió una verdadera pesadilla cuando se preparaba para subir a un avión de la compañía Thomas Cook en un vuelo desde Birmingham, Inglaterra, a Tenerife, España, luego de que una azafata le impidiera viajar por estar con “ropa inadecuada”.

El personal le pidió a la joven, que vestía un pantalón y un top, que se cubriera con una campera si quería llegar a su destino. Según una funcionaria de la aerolínea, Emily estaba cometiendo una “violación” de las normas.

 

 

Sin embargo, la pasajera se defendió asegurando que en el sitio web de la empresa no se detalla ningún tipo de código de vestimenta.

Justo en el momento de embarcar, un empleado subió y tomó el equipaje de mano de Emily para bajarlo de la aeronave.

De esta manera, la única opción que tuvo la joven fue pedirle prestada la campera a su prima, que se sentaba a su lado, para poder emprender viaje. “Fue el peor momento que pasé en mi vida, me sentí muy humillada”, dijo la pasajera.

 

 

“Hicieron comentarios por el altavoz de lo que estaba sucediendo. Yo temblaba”, dijo Emily al Daily Mirror. “Me dijeron que yo estaba haciendo algo malo frente a todos los pasajeros”, agregó.

 

Emily (la segunda desde la izquierda) en una salida nocturna con sus amigos

 

Desde la empresa aseguraron que se encuentran investigando el incidente y aprovecharon para pedirle perdón a la joven. "Nos disculpamos. Podríamos haber manejado la situación de una mejor manera”, dijo un portavoz de Thomas Cook, al mismo tiempo que señaló que existe un código de vestimenta a bordo “como otras compañías”.