Jade, de 23 años, más conocida entre sus seguidores como Carla Rae Summers, estudió diseño de modas en una universidad en Manchester, Inglaterra, pero sin embargo decidió dedicarse de lleno al cine porno.

Su particular historia se hizo tan conocida en la web que ahora lanzará un documental para la cadena BBC llamado "Jade: por qué elegí el porno", donde cuenta todos los prejuicios que debió enfrentar y el lado oscuro de la industria.

Luego de conseguir su título al terminar la facultad en 2015, la joven debió tomar una decisión. "Quería ser diseñadora de moda y tener mi propia marca, o trabajar para un diseñador importante. Pero para eso, primero tenía que ser becaria y no cobrar durante un año. Y no me lo puedo permitir", indicó.

 

 

Gracias al porno, Jade hoy gana 1.500 dólares por fin de semana filmando realidad virtual en Barcelona, o 800 dólares por 14 horas de trabajo en Praga.

Este nuevo panorama no solo le trajo beneficios económicos sino que también la ayudó a crecer como persona. "Todo cambió para mejor. El porno me quitó mi coraza y me dio confianza. Empecé a creer en mí misma como nunca antes", afirma en la entrevista, y agrega que los actores siempre la tratan con mucho respeto.

 

 

Por supuesto que no todo es color de rosa. Una de las cosas que más le molesta es cuando le piden que se vista de colegiala. "Es un fetiche muy extendido, pero hay que tener claro que en la realidad quienes llevan esos uniformes son niñas", destaca, al tiempo que acepta que tiene reservas con las escenas de violencia y sumisión.

"Ahora tengo más confianza en mi cuerpo de la que jamás hubiera soñado porque me veo como soy, porque veo cómo actúo y estoy orgullosa de lo que he hecho. La pornografía me liberó", concluyó.