Un convoy se descarriló después de chocar contra un camión y uno de los vagones terminó aplastando al vehículo cerca de Kroonstad, en el centro de Sudáfrica. 

Hasta el momento se sabe que hay al menos 14 muertos y unos 200 heridos no solo producto del fuerte impacto sino también del incendio que se produjo inmediatamente dentro del tren dificultando las tareas de rescate. 

 

 

 

 

 

El portavoz del Ministerio de Salud provincial, Mondli Mvambi, advirtió que el número de víctimas podría aumentar en las próximas horas.

Pasajeros explicaron a la televisión sudafricana Enca que el camión no pudo frenar al paso del tren y golpeó el primer y segundo vagón. El vehículo fue arrastrado unos 400 metros por el tren y los testigos coincidieron que el conductor se arriesgó al cruzar. 

El tren, que transportaba a 713 pasajeros en el momento del accidente, viajaba de Port Elizabeth a Johannesburgo y colisionó en un punto entre las ciudades de Hennenman y Kroonstad, en Estado Libre.