La detención del expresidente catalán Carles Puigdemont el pasado domingo en Schleswig-Holstein, en Alemania, generó que miles de personas salgan a las calles de Barcelona en señal de rechazo y a la espera de la decisión de la justicia teutona sobre si extradita o no al funcionario autoexiliado.

 

 

Afp
Afp

 

 

 

 

Tras el arresto de Puigdemont, ciudadanos independentistas salieron a las calles de Barcelona, Lérida y Tarragona donde fueron reprimidos por los Mossos d'Esquadra  en un operativo que terminó con 9 detenciones por el delito de "atentar contra la autoridad" durante la movilización como así también con un saldo de al menos 98 heridos. 

 

Existe un límite máximo de 60 días para mantener detenido a Puigdemont hasta que la Justicia alemana decida si lo entrega a España en el caso de que el líder independentista catalán no acepte su extradición. Puigdemont está procesado por el delito de rebelión agravada, castigado con hasta 30 años de cárcel, vinculado al plan independentista con el que abrió una grave crisis en España.