Para denunciar las políticas y el "negacionismo" del presidente Jair Bolsonaro, mil cruces fueron clavadas frente al Congreso brasileño como parte de una manifestación simbólica y silenciosa para al recordar este domingo a las más de 57.000 víctimas que la pandemia del coronavirus provocó en Brasil.

Brasil, el segundo país con más contagios y muertes de coronavirus, vivió hoy el contraste entre el conmovedor homenaje a las víctimas de la enfermedad con la instalación de 1.000 cruces frente al Congreso y el anuncio de que en menos de dos semanas podrán volver los espectadores a los partidos de fútbol en Río de Janeiro.

Por cerca de tres horas fueron instaladas en uno de los jardines frente a la sede del Congreso, en la Explanada de los Ministerios, en el centro cívico de Brasilia, según la agencia de noticias EFE.

"Más de 50.000 muertes, Bolsonaro pare de negar", decía el único cartel colocado junto a las cruces en la manifestación organizada por el movimiento de izquierda Resistencia y Acción.

Esa fue una de las decenas de pequeñas demostraciones que se realizaron hoy en cerca de 70 ciudades de Brasil y otros 23 países -según la Central Unitaria de los Trabajadores (CUT)- para rechazar la política de Bolsonaro con respecto a la pandemia.

Las protestas, unificadas en las redes sociales bajo la etiqueta #StopBolsonaro, pidieron incluso la renuncia del mandatario y la formación de un juicio político a él.

 

 

Brasil contabilizaba 1.313.667 casos confirmados de coronavirus y 57.070 fallecimientos por la enfermedad, según el último balance oficial, divulgado anoche, y en todo el mundo sólo es superado en ambos rubros por Estados Unidos. (Télam)