La excandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton , sorprendió a todos en la noche de los premios Grammy con una participación especial en un sketch junto a un par de artistas que no dejaban muy bien parado al presidente Donald Trump .

Fue durante un segmento cómico del anfitrión James Corden, en el que supuestamente hacía una audición para la grabación de un álbum hablado del libro de Michael Wolff "Fuego y Furia", que generó caos en la Casa Blanca por los supuestos secretos que revela sobre el presidente republicano. 

Después de John Legend, de Cher, de Snoop Dogg, de Cardi B y de DJ Khaled, la exprimera dama comenzó a leer con el libro cubriéndole el rostro, el cual bajó para revelar quién era.

 

 

Tras su lectura, que hizo hace alusión al miedo del mandatario a ser envenenado con la comida y a su adicción por los combos de hamburguesas, Corden le dijo con entusiasmo que era perfecta para el trabajo.

"¿Tú crees?", dijo Hillary Clinton y bromeó: "¿Está asegurado el Grammy?" (para ganar el premio a mejor libro hablado). Clinton ganó el Grammy en 1997 por su audiolibro "It Takes a Village".

Donald Trump no emitió comunicado por el momento, ni siquiera en redes sociales. La embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas Nikki Halley tuiteó que le arruinó su experiencia de los Grammy.

 

"Siempre me han encantado los Grammy, pero que los artistas leyeran el libro 'Fuego y Furia' lo arruinó. No arruinen la música maravillosa con basura. Algunos de nosotros amamos la música sin que la política entre en ella", destacó en su cuenta de Twitter. 

(AP)