Guiterrez, de 33 años, casi termina presa por una selfie. Es que primero se quedó con la gorra de un soldado y luego comenzó a hacer fotos con ella. 

 

 

Según contó el diario Crónica, la modelo se tomó fotos "prohibidas" usando como fondo el Gran Monumento de la colina Mansu. Alli se están las estatuas de los líderes supremos de Corea del Norte, Kim Il-sung y Kim Jong-il.

 

 

Norcorea no permite las selfies con estas estatuas, solo se les permite captar imágenes de las esculturas o del conjunto memorial.

La modelo admitió que "Estaba tomando una selfie, ni siquiera me di cuenta", explicó.

 

 

 

"Estaba muy nerviosa, porque podía terminar en la cárcel. Tuve mucha suerte de que no comprobaran el álbum con todas las fotos que tomé allí", comentó la mujer.