La noticia sacudió al mundo, luego de que atacantes ingresaran a dos mezquitas en Nueva Zelanda y disparan contra todo lo que se movía, dejando un saldo de al menos 50 muertos y varios heridos graves.

Lejos de tratarse de un hecho aislado, los atacantes sabían muy bien lo que hacían: son considerados neonazis, ultra nacionalistas y contrarios a la inmigración, sobre todo, de islámicos. 

 

 

Una de las pruebas de eso, son las inscripciones que uno de los tiradores tenía en sus armas, con nombres y frases que realmente llamaron la atención aunque no se pudieron ver del todo. 

Por ejemplo, según rescató RT, contenía los años de la batalla de Lepanto (1571), en la que la Liga Santa Católica derrotó al imperio otomano. O por ejemplo, la batalla de Kahlenberg, otra victoria de las fuerzas cristianas.

Jaime Muga da Cruz 🇪🇺 on Twitter

Entre los nombres que aparecen escritos figura el de Luca Traini, un italiano que disparó a seis inmigrantes africanos en 2018; el de Josué Estebánez, que asesinó en España al menor antifascista Carlos Palomino en 2007; el de Novak Vujošević, líder de la tribu balcánica Kuči, que fue el héroe cristiano más destacado en la batalla de Fundina en 1876; y Sebastiano Denier, dux de Venecia y comandante de uno de los contingentes vencedores en la citada batalla de Lepanto.

El sospechoso de la masacre ha sido arrestado e identificado como Brenton Tarrant, de 28 años, quien dejó un manifiesto antes del atentado con varias afirmaciones. 

Una de ellas, fue el lugar que eligió para que tenga "una cobertura masiva" en los medios de comunicación. Otra, fue la de atacar a otros centros religiosos a los que nunca, por suerte, logró llegar. 
 

Daniel J. Ollero on Twitter

 

VIDEO RELACIONADO

 

Sangriento atentado en Nueva Zelanda deja al menos 40 muertos