Con su cabellera dorada y sus ojos azules (aunque muchos la habrán visto solo en la tele y en blanco y negro), Doris Day brilló como pocas otras actrices en los 50 y 60. Su sonrisa y su voz como intérprete pop y de jazz iluminaron a millones alrededor del mundo.

Este lunes, la actriz y cantante de 97 años falleció en California, donde hizo la mayor parte de su carrera cinematográfica y musical, conformada unas cuarenta películas que le valieron barias nominaciones al Globo de Oro y al Oscar, y decenas de álbumes de música popular.

En la pantalla grande, formó una pareja inmortal con Rock Hudson (con el agregado de un infaltable e incomparable Tony Randall): ‘Confidencias de medianoche’ (1959) y ‘Pijama para dos’ (1961), son dos de esas comedias que vale la pena ver una y otra vez.

Sus interpretaciones de ‘Qué será, será’, incluida en la película ‘El hombre que sabía demasiado’ (1956) que dirigió el gran Alfred Hitchcok, y ‘Té para dos’, entre muchas otras canciones del repertorio popular, son perlas que jamás podrán de escuchar.

 

Documental: Doris Day biografía (Doris Day biography)