Desde 1953, la empresa Tinka fabrica bolitas en su planta ubicada en la localidad de San Jorge, a unos 170 kilómetros de la capital de Santa Fe. Con la llegada de nuevos entretenimientos para los chicos, que paulatinamente han reconvertido sus costumbres lúdicas, es la última de su especie en Sudamérica.

Sobrevivió a la televisión, al family game, a la internet y a los juegos en línea... pero parece que no puede con el macrismo. De hecho, al ser el gas uno de sus principales insumos, el tarifazo ejecutado por el Gobierno Nacional pone en duda su continuidad.

Según informa el portal santafesino PuntoBiz, la factura de gas pasó de los habituales 35 mil pesos a 185 mil, lo que representa un incremento del 428 por ciento. Lo que se complica, además, con la importación de bolitas chinas.