Luego de hacer historia y lograr traer a la máxima empresa de MMA del mundo al país, encabezar el evento y ganar por nocaut de manera espectacular, Santiago Ponzinibbio nos recibió en el corazón de Palermo para hablar de todo lo que se vivió el sábado por lo noche y de lo que se viene.

Aún con las heridas de guerra en su rostro -10 puntos arriba del párpado superior izquierdo producto de un cabezazo y un par más en el pómulo- nos aseguró que "con la alegría de la victoria no duele nada".

El peleador de 32 años llegó a su séptimo triunfo consecutivo en UFC tras noquear "a un rival peligrosísimo como Magny". Santiago destacó que hizo "una de las mejores peleas de mi carrera. Muy técnica y táctica. Me sentí dominante todo el tiempo". 

 

 

Hasta nos contó parte de la estrategia que llevó adelante: "Entraba y salía con mi jab. Por su altura, le tocaba en pecho para medirlo y salía. Hacía finta y salía. Así lo confundí. No podía abusar del low kick porque una que tiraba mal, me derribaba".

Sobre su futuro y lo que se viene, reveló que su voluntad es enfrentar a un top como el brasileño Rafael Dos Anjos -que peleará el 30 de este mes ante Kamaru Usman-, ganarle y después enfrentar al campeón de la categoría.

 

 

Sus espejos en el deporte

En el mano a mano que disfrutamos con él, nos reveló algunas intimidades como los deportistas que idolatra y tuvo como espejo para convertirse en un atleta de alto rendimiento.

“Me gustaba mucho el ‘Ringo’ Oscar Natalio Bonavena, mucho carisma, se la aguantaba”, confesó destacando al boxeador porteño que llegó a pelear ante Muhammad Ali. 

 

 

También nos habló de su admiración por ‘Manu’ Ginóbili, a quien tiene como espejo por su conducta dentro y fuera de la cancha. “Por todo el trabajo que desarrolló, por la postura que mantuvo a lo largo de su carrera. Realmente es un ejemplo”.

Al respecto, explicó qué es lo le ‘enseñó’ un deportista como Ginóbili: “Lo lindo de ser famoso es eso. Vos tenés la oportunidad de pasar un mensaje positivo que lo necesita nuestra sociedad”.

 

 

El cielo es el límite

El máximo referente argentino de las MMA se animó a ir un poquito más allá y soñar con su próximo combate en el país, más precisamente en su ciudad. “Una defensa de título en el Estadio Único de La Plata, que esté lleno, algo así sería impresionante”, aseguró el ‘Rasta’. 

Y para cerrar, Ponzinibbio dejó en claro cuál es su filosofía de trabajo y de vida: “Hoy por hoy entiendo que el cielo es el límite. Que el trabajo es la constancia, la dedicación, la entrega. La energía que uno le pone es lo que va a recolectar”. 

 

 

Tengo bien en claro que voy a ser campeón del mundo, tenga que trabajar más o menos. Sé que voy en ese camino. Vale la pena soñar, porque así empecé y varios se han hecho realidad. Y todavía sueño con varias otras cosas y sé que también se van a cumplir”, aseguró el platense que no va a parar hasta tener el cinturón de oro en sus manos.