El hecho sucedió el jueves por la tarde en la estación de servicio Shell, ubicada en Ruta 9 y 27, en la localidad de Benavídez. Un repartidor de harina de 57 años, de nombre José Ojeda, fue brutalmente agredido ayer por personal del Centro de Operaciones de Tigre (COT) y de la Policía bonaerense, luego de pedirle al móvil que se corriera del lugar donde tenía que estacionar para hacer la carga y descarga de la mercadería, informó El Argentino Zona Norte.

Ojeda recibió un culatazo en la cabeza y terminó con una pierna quebrada, luego de que uno de los efectivos se le tirara encima. Hasta esta mañana el hombre continuaba demorado en la comisaría de Benavidez junto a otros tres trabajadores que intentaron defenderlo, uno de ellos de la propia estación de servicio. 

 

 

 

 

Cuando el repartidor intentó descargar harina, vio que el lugar de estacionamiento para esa tarea estaba ocupado por un móvil del COT, relató su hija Daniela a El Argentino ZN, cuando les pidió que se corrieran, los uniformados lo ignoraron.

“Los del COT estaban obstruyendo el paso, les pidió que se corran, no le hicieron caso, entonces se bajó a hablar con ellos, ahí discuten y de repente se van a las manos, le meten un culatazo en la cabeza, uno de los efectivos le mordió la cara y otro se le tiró encima y le quebró la pierna. Lo tuvieron así, en el piso, ahorcándolo, y como algunos de sus compañeros lo quisieron defender, también se lo llevaron a la comisaría”, relató Daniela Ojeda.

“Ahora siguen demorados, ni pudimos ver a mi papá: estuvo toda la noche encerrado, con la cabeza rota y la pierna quebrada”, agregó por teléfono esta mañana, en comunicación con este medio, mientras todavía esperaba en la comisaría de Benavidez tener noticias de su padre.