La investigación fue publicada en el European Journal of Preventive Cardiology y se trata de un estudio liderado por el mexicano Francisco López-Jiménez, jefe de la división de Cardiología Preventiva de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, Estados Unidos. 

A partir del dato de que la mayor parte de la población adulta estadounidense permanece sentada más de 7 horas al día, mientras que los europeos lo hacen entre 3,2 y 6,8 horas diarias (incluso las personas físicamente activas pueden pasar una buena parte del día sentados en una silla), se inició una investigación sobre el impacto de ese hábito en nuestra salud. 

Este estudio examinó en concreto si estar de pie quema más calorías que estar sentado. Fueron 1.184 participantes los analizados en sus hábitos y la muestra incluyó personas que no tenían obesidad. El promedio del peso de los participantes era de 65 kilogramos, la edad media de 33 años y un 60 por ciento hombres.

Los científicos hallaron que estar de pie quema 0,15 kilocalorías por minuto más que estar sentado; así, si una persona de 65 kilos está seis horas de pie al día gastaría 54 kilocalorías adicionales por jornada.

Suponiendo que la ingesta de alimentos no aumente, esto equivaldría a 2,5 kilogramos en un año y 10 kilogramos en cuatro años, detallan los responsables de este estudio.

“De pie no solo se queman más calorías, sino que también la actividad muscular está relacionada con menores tasas de ataques cardíacos, apoplejías y diabetes”, resume López-Jiménez a Efe.

“Nuestros resultados pueden estar subestimados porque cuando las personas se ponen de pie tienden a hacer movimientos espontáneos como balancearse de un pie a otro, dando pequeños pasos hacia delante o detrás”, explicó el especialista. 

Aunque el investigador mexicano agrega que estar demasiado tiempo de pie implica un riesgo potencial de varices o insuficiencia venosa, mareos e incluso desmayos debido a estar parado sin moverse y posiblemente dolores articulares.

“Sin embargo, en la vida real una persona que está de pie más tiempo tiende a moverse más que la que está sentada, por lo que no creo que aparezcan esos riesgos potenciales, que además se compensarán al moverse durante el día”, destacó López-Jiménez.

 

(Efe)