Determinado a no perderse el tren de las 9 de la noche en la estación Seven Hills, en Sídney, Australia, para poder regresar a su casa, un hombre colocó su mano cuando las puertas se estaban cerrando y, a pesar de los sensores, esta no se volvió a abrir y fue arrastrado durante varios metros hasta que finalmente se liberó y cayó al piso.

En la cámara de seguridad de la estación se puede ver como el hombre, al no tener otra alternativa, continúa corriendo a la par del tren hasta que cae al piso muy cerca de las vías, poniendo en riesgo su vida.

El Ministro de Transporte, Andrew Constance, señaló que lo sucedido debe servir como advertencia a los demás pasajeros que intenten subirse a un tren a punto de partir de la estación. “La gente no piensa, creen que son invencibles”, agregó.

Entre abril de 2017 y octubre de 2018, 110 personas resultaron heridas y otras 41 quedaron con sus brazos o piernas atrapadas en las puertas en los trenes de Sídney.

 

 

 

El pene erecto de un hombre queda atrapado entre las puertas de un subte

VIDEO RELACIONADO