Los empleados de un reconocido supermercado ubicado en la localidad bonaerense de Temperley le dieron una valiosa lección a un cliente que estacionó su auto en un lugar prohibido. Para ello, el vehículo fue encerrado por una gran cantidad de changuitos. La imagen no tardó en viralizarse en las redes sociales.

"La verdad que hay que ser muy pelotudo para estacionar auto en el sector 'changos' -Coto Temperley-. No podés ser tan hijo de puta y dejarlo donde querés. Se nota que nadie respeta nada menos un lugar indebido. Aplauso para los empleados que le dejaron encerrado el auto", escribió Arnold Angelini, el encargado de publicar la imagen en la web.

 

 

"Me indignó la situación porque hay un cartel colgado que dice 'changos', y obviamente no está marcado el lugar para estacionar con las divisiones clásicas para hacerlo. Estacionó donde quiso y los muchachos le pusieron los changuitos a propósito. Los felicito, yo hubiera hecho lo mismo", agregó el hombre.