Magnus Soderlund, profesor de la Escuela de Economía de Estocolmo, en Suecia, sorprendió a todos luego de sugerir en plena entrevista emitida por un programa de televisión local que el canibalismo podría ser a solución para salvar al planeta del cambio climático.

El docente habló de la necesidad de consumir carne humana para frenar el calentamiento global ya que esta reemplazaría a la carne y verduras que, según varios ecologistas, son los alimentos que más contribuyen al problema medioambiental.

 

 

De todas maneras, el profesor es consciente de que su propuesta presentaría varios obstáculos teniendo en cuenta los tabús culturales con respecto a los cadáveres humanos y el respeto que merece.

Magnus, que además estudió la ciencia del comportamiento, admitió que la sociedad moderna es "ligeramente conservadora" cuando se trata de comer cosas inusuales, como lo pueden ser los cadáveres humanos, por lo que su propuesta podría estar muy lejos de hacerse realidad.