Mario Melo, un exboxeador campeón argentino y sudamericano de los pesos pesados, murió a los 56 años a causa de un paro cardiorespiratorio mientras participaba del primer Festival solidario de Medialuna en Pinamar, un concurso que premia a la persona que logra comer la mayor cantidad de facturas en un minuto.

Su hermana, Beatriz, señaló que Mario se atragantó mientras intentaba ingerir la mayor cantidad de medialunas. "Él era diabético. Había una ambulancia en el lugar pero no fue bien atendido porque le hicieron RCP pero no intentaron sacarle el bolo alimenticio que tenía en la parte respiratoria", dijo en diálogo con A24.

 

 

Además, la mujer resaltó que el día anterior una nena de 12 años que también participó del concurso debió ser trasladada de urgencia al hospital luego de atragantarse.