Miguel Etchecolatz, de 88 años,  fue visto fuera de su casa en el bosque Peralta Ramos de Mar del Plata, después de haber sido beneficiado con el arresto domiciliario dada su edad y condición de salud; a pesar de contar con  seis condenas por delitos de lesa humanidad. 

El represor fue visto fuera de su casa el sábado, pasadas las 20,  en una camioneta Fiat Toro blanca. Lo trasladaron tres hombres de civil hasta la Clínica Colón. Según contaron testigos a medios locales, el represor fue sacado en silla de ruedas de su casa y viajaba sin esposas.

 

No se dieron a conocer detalles sobre la autorización del traslado y tampoco sobre los motivos de por qué requirió atención médica fuera de su prisión domiciliaria. 

Dos horas después, junto a su esposa, Etchecolatz abandonó la clínica de avenida Colón y 20 de Septiembre y fue devuelto a su casa del bosque.