Cinco jóvenes murieron este sábado y otros cinco permanecen internados en diferentes hospitales porteños por el consumo de alguna droga, todavía no determinada, dentro de una fiesta electrónica realizada en el Centro Costa Salguero que fue clausurado preventivamente por el Gobierno porteño.

 

El titular del SAME, Alberto Crescenti, manifestó que "las autopsias determinarán las causas de las muertes", pero descartó que haya habido enfrentamientos” y apuntó a que se debe “a algo que consumieron, alguna droga".

 

Dos las víctimas fatales, de 21 y 25 años, fueron encontradas sin vida en el lugar, que contaba con el servicio de emergencia privado a cargo de las firmas SEMEC SA y Sec Socorrismo con 2 ambulancias.

 

Sin embargo, ante la gravedad de la situación se convocó al SAME que arribó con ocho ambulancias y se encontraron con que más jóvenes presentaban la misma sintomatología de compromisos cardiorrespiratorios e hipertermia con temperaturas de 42°grados.

 

Un tercer adolescente, de 22 años, murió mientras era trasladado al Hospital Fernández, otro perdió la vida en la terapia intensiva de ese centro de salud, y un quinto falleció mientras era atendido en el Hospital Rivadavia.

 

Entre los internados hay tres en el Fernández, de entre 21 y 25 años, un joven de 17 años trasladado al Hospital Rivadavia y otro de 24 derivado al Hospital Argerich.

 

Según información proporcionada por el titular del SAME, el paciente internado en el Rivadavia evoluciona favorablemente, pero uno de los internados en el Fernández -la única chica entre los pacientes en estado crítico- presenta un cuadro "muy delicado".

 

Todos ellos "están muy graves, con asistencia respiratoria mecánica", informó Crescenti, que destacó el trabajo de los equipos de urgencia de los hospitales y agregó que "se está trabajando para salvarles la vida".

 

Los pacientes presentan cuadros febriles con temperaturas superiores a los 42 grados y, según fuentes hospitalarias, las próximas doce horas serán críticas para su supervivencia.

 

Además de los internados en estado de gravedad, varios jóvenes más se han presentado en las guardias hospitalarias con estados de intoxicación variados.

 

Los primeros análisis muestran consumo de drogas de diseño similares al éxtasis y algunos internados presentan quemaduras internas, producto de los altísimos estados febriles.

 

La investigación quedó a cargo de la Fiscalía Criminal de Instrucción Número 24 a cargo de Sandro Abraldes, quien preventivamente ordenó la clausura de Costa Salguero.

 

El funcionario judicial se encuentra en el predio y ordenará el traslado de los dos cuerpos que están allí a la Morgue Judicial para la realización de la autopsia.