La capital China viene trabajando con el reciclado de plástico desde hace un tiempo, e incluso tiene a millones de ciudadanos trabajando como recolectores de PET.

Ahora, en una gran idea, ofrecen la posibilidad de pagar un viaje en subte con botellas de plástico vacías y limpias.  Se espera la instalación de más de cien máquinas de reciclaje en las estaciones para que aquellos que estén interesados en la ecología y en ahorrar acerquen sus botellas.

 

 

"Por cada botella de plástico que coloquen en la máquina, las personas obtendrán aproximadamente unos 15 centavos de dólar", destacaron desde el gobierno. Actualmente China recicla 50 millones de toneladas de botellas anuales y se espera poder generar mayor conciencia.