Las denuncias por intento de secuestro aumentan día a día en las redes sociales y son muchos y muchas las periodistas que intentan cerciorar la información para no sumar paranoia pero tampoco desestimar las situaciones de violencia que pueden haber vivido las víctimas. 

Si bien desde el Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata que depende del Ministerio de Justicia de la Nación afirman que las denuncias telefónicas aumentaron en el último mes, este diario también consultó con varias periodistas especializadas que afirman aún no encontrar la suficiente información para realizar una nota que alerte sobre secuestros de mujeres.  

A partir de una nota de la periodista de La Nación, Brenda Struminger, en las redes comenzó a debatirse la veracidad de cada posteo o tuit que recorre la web y que avisa, algunas publicaciones hasta con patentes y color, qué autos son los que recorren la Ciudad a la búsqueda de jóvenes. 

 

 

 

Según La Nación, y después de una breve investigación de varios casos, induce que, como las chicas en cuestión no quisieron hablar del tema o no pudieron comunicarse, mienten. Pero no sólo eso sino que el artículo apunta a que las denuncias crecen por parte de la oposición en una estratégica e inverosímil campaña para generar miedo. 

Lo cierto es que el diario, que no buscó proteger a las posibles víctimas publicando en su artículo nombres, cuentas y fotos, habló sólo con el secretario de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D'Alessandro para constatar su información. 

El debate sobre si las víctimas mienten o no no es nuevo. Muchas de las denuncias que se realizan en comisarías son desestimadas por esa misma razón, a las chicas no les creen. Eso genera un efecto en cadena que lo único que logra es que no denuncien por miedo a ser maltratadas o que las traten de mentirosas. 

Teniendo en cuenta que en Argentina muere una mujer cada 18 horas, desestimar denuncias de chicas en nombre de uno de los diarios más relevantes es peligroso pero señalarlas como operadoras políticas mucho más. 

No sólo se pone en tela de juicio las palabras de la víctima sino que estos posibles hechos delictivos y violentos quedan manchados por una supuesta campaña incomprobable que hasta parece justificar la inacción por parte del Estado en cuestiones de trata de personas o violencia machista. 

Vale destacar que a la hora de denunciar un intento de secuestro o una situación de violencia, el grueso de la comunidad tiene muy pocas herramientas y muy poca información para hacerlo. ¿Dónde se puede denunciar? La Policía no es el único lugar en donde una denuncia puede ser radicada, de hecho, si en el destacamento policial no quieren tomarla, hay otras vías incluso más efectivas. 

 

- Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el    Delito de Trata (Reciben denuncias las 24 horas) 
  Teléfono: 145 o (011) 5300-4014 / 5300-4042
  Twitter: https://twitter.com/OficinaRescate
  Correo: oficinarescate@jus.gov.ar
  Facebook: https://www.facebook.com/oficinaderescate

- Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres
  Titular: Mariela Labozzetta
  Dirección: Viamonte 1145 Piso 1 Dpto. B. CP: C1053ABW - Ciudad Autónoma de Buenos         Aires
  Teléfono: (54 -11) 4371-3407 / 6218 / 2658

- Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX)
  Titular: Marcelo Colombo y María Alejandra Mángano
  Dirección: Perú 545, 2º Piso (Código Postal 1068) – Ciudad Autónoma de Buenos Aires
  Teléfono: (54 -11) 3754-2921 / 2922
  Urgencias (solo fiscalías): (54 -11) 4342-6927 
  Correo electrónico: protex@mpf.gov.ar

Dirección General de Acompañamiento, Orientación y Protección a las Víctimas (DOVIC)
  Titular: Malena Derdoy
  Dirección: Tte. Gral. Juan Domingo Perón 671, ciudad de Buenos Aires (sede central y              atención al público).
  Teléfono: (54-11) 6089-9114 / 9135 
  Atención: lunes a viernes de 9:00 a 18:00 horas. 
  Sede: Tte. Gral. Juan Domingo Perón 2455, Piso 1 (con turno previo)

 

La imagen que ilustra la foto en un mural con la cara de Marita Verón desaparecida el 3 de abril del 2002.