Hace ya varias semanas que se viralizan por las redes sociales mensajes de mujeres que alertan, avisan y denuncian haber sido obligadas a entrar a autos o camionetas por hombres que, se supone al azar, quisieron secuestrarlas. 

La trata de personas es un delito de lesa humanidad que sucede en nuestro país de manera cotidiana, pero las denuncias que se vuelven virales comenzaron a preocupar. Muchos mensajes y capturas de pantalla de textos cortos o largos en donde chicas que caminaban por la calle en zonas céntricas a plena luz del día (o no) denuncian haber sido obligadas a entrar en autos de desconocidos comienzan a aparecer una atrás de otra.

Y sí, eso sucede, vivimos un país en donde las denuncias recibidas por trata de personas durante el 2016 llegaron a 3256 (eso sin contar la cantidad de situaciones que no llegan a denunciarse). El tema es que en el microclima de las redes se empezaron a ver muchas modalidades parecidas y es por eso esta nota. 

Para entender si ésto se debía o no a un aumento del número de denuncias respecto a la trata de personas me comuniqué con el Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata que depende del Ministerio de Justicia de la Nación. Allí, Candela Balbuena, encargada de prensa del sector me informó que, si bien aún no hay números específicos que puedan marcar un aumento oficial de esta modalidad de secuestro, reciben a diario y hace aproximadamente un mes más llamados de mujeres que aseguran haber sido víctimas de un secuestro que, en muchos casos, no sucede porque las chicas logran escapar. 

"Recibimos más denuncias, sí. El tema es que aún no se hizo el relevamiento de las mismas, primero porque todo esto sucede en las últimas semanas y se necesita más tiempo que ese para poder dar estadísticas y, segundo, porque tienen que ser muchas las denuncias. En cuanto vemos que hay, por ejemplo, más de 200 denuncias al mes con la misma modalidad, es ahí cuando hacemos el relevamiento", sostuvo Balbuena. 

Aunque parezca que no sirve, que no funciona, que es en vano, hay que llamar al 145. Ésto no significa de ninguna manera que sea una obligación de la víctima hacerlo, ella tiene el derecho a realizar dicha acción o no, sin ser juzgada o cuestionada, pero sí significa que la denuncia es una manera de visibilizar los casos para que, si son cada vez más, se pueda, a través de políticas públicas, realizar acciones más específicas.  

"Necesitamos que denuncien y cuantos más datos mejor. Igual, si tiene pocos datos, si por el susto no pudo ver la patente o el modelo, también es mejor que llamen, porque cuantas más denuncias, más números, más pruebas y fundamentos oficiales tenemos para hacer algo al respecto", concluye. 

 

La imagen que acompaña la nota es una captura de un corto que busca concientizar sobre el miedo que tenemos las mujeres cuando estamos solas, de noche y en la calle.