El cruel incidente de maltrato animal ocurrió el lunes pasado durante un vuelo de Houston a Nueva York, en Estados Unidos, operado por United Airlines.

De acuerdo a la narración de los dueños de la mascota muerta, llamada Papacito, tenían autorización para viajar con el perro y su correspondiente canil. Sin embargo, una de las azafatas les recriminó que "molestaba al paso" y por eso les solicitó que colocaran al perrito junto al equipaje de mano. 

Durante el corto vuelo escucharon ladridos, pero cuando aterrizaron al abrir el compartimiento descubrieron que Papacito estaba muerto. 

 

 

En un comunicado, United llamó a lo sucedido "un trágico accidente que jamás debió haber ocurrido, porque las mascotas nunca deben ser colocadas en el compartimiento superior".

El vocero de United, Charles Hobart, señaló que la aerolínea reembolsó el costo de los boletos de los dueños del perro, así como el pago por el transporte de una mascota a bordo, que suele rondar los 200 dólares.

Por el momento se desconoce la causa de la muerte del animal, aunque desde United ofrecieron cubrir el costo de una necropsia. Desde la empresa se negaron a dar a conocer el nombre de la azafata involucrada en la fatalidad.