Fue un milagro que haya sucedido el viernes, que fue feriado, porque si no alguno de los 30 alumnos que asisten a ese aula de séptimo grado, hubiese resultado herido. 

El hecho no hace más que evidenciar los problemas edilicios de las escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires, distrito gobernado por el partido de Mauricio Macri desde 2007.


El colegio Casto Munita está ubicado en Cuba 2039, está en pleno corazón del barrio porteño de Belgrano, a metros de la plaza Manuel Belgrano, de la Parroquia Inmaculada Concepción, y del Museo Larreta, propiedad de la familia del actual Jefe de Gobierno, quien desoyó los reclamos de los familiares por los problemas edilicios del colegio.
 


Felipe, el hombre del tuit, es un egresado del colegio y padre de Ernesto, que va al tercer grado de ese colegio. 


¿Y la empresa, y el Gobierno?


La empresa que está a cargo del mantenimiento del colegio se llama Mantenimiento Hospitalario S.A -claro, es una terciarizada-; la compañía ya había recibido críticas de los familiares de los alumnos por la lentitud a la hora de realizar sus tareas.

Desde el colegio afirman que tienen prohibido realizar obras de mantenimiento sin pasar antes por la órbita de la empresa privada tercerizada que se encarga de esas tareas. 


Al ver los escombros

 

Este lunes por la mañana, cuando las autoridades llegaron al colegio y se enteraron del accidente que pudo ser tragedia, continuaron las clases porque la Supervisión Escolar del Distrito aún no había aparecido por el colegio para determinar los daños.

Horas más tarde, un empleado de la empresa de mantenimiento se acercó al lugar de los hechos, pero no realizó ningún arreglo.

Recién el martes van a suspender las clases. Algunos padres organizaron una reunión para las 8 de la mañana en la puerta del colegio para exigir respuestas y soluciones ante la desidia de la empresa de mantenimiento y la falta de respuestas del Gobierno de la Ciudad.