Según un relevamiento del Observatorio de Políticas Públicas de la UNDAV el Salario Mínimo Vital y Móvil en Argentina cayó del primer al cuarto lugar en 2018, siendo superados por Uruguay, Chile y Ecuador. 

A final de 2015, el salario mínimo era de 589 dólares ocupando el primer lugar en la región. Apenas dos años y medio más tarde, retrocedimos al tercero, con 384 dólares. 

 

Teniendo en cuenta la variación porcentual se trata de una merma del 34,8% en el salario mínimo local medido en moneda dura, en dos años y medio. Considerando sólo el último año, el retroceso es del 27%, dice el informe que reproduce el sitio Política Argentina. 

“Tras la suba de la moneda estadounidense se espera una fuerte presión inflacionaria que termine impactando negativamente en la producción y en el poder adquisitivo de la población”, explicó el economista Santiago Fraschina.