El ministro de Energía, Javier Iguacel, aseguró en julio que el mercado mercado de naftas está liberado y que se estaba llegando a "un precio de equilibrio". Sin embargo, todo sigue subiendo. 

 

Sólo en la Ciudad, el litro de nafta premium ahora cuesta 35,37 pesos, un 5,5 por ciento más. En total acumula una suba de 35,2 por ciento en siete meses.

 

En tanto, la súper llegó a 29,37 pesos, un 4,5 por ciento más. En el año suma un 29,6 por ciento de incremento, informó el sitio Política Argentina. 

 

Mientras que el gasoil premium subió 5,5 por ciento y quedó en 30,91 pesos y el gasoil común un 5,2 por ciento y se vende a 25,71 pesos. Shell siguió sus pasos y desde la madrugada de hoy aumentó la nafta súper a 30,28 pesos, un 4,5 por ciento; la premium a 36,95 pesos, un 5,6 por ciento; el gasoil común a 27,26 pesos, un 5,6 por ciento; y el Shell V-Power Diesel a 32,73 pesos, un 5,6 por ciento.