Si bien no dejó de echarle la culpa de todo al "gobierno anterior", el presidente Mauricio Macri bajó un cambio respecto de la versión que había lanzado la ministra Patricia Bullrich de que hay sectores de la política detrás de los saqueos.

Dijo que se trató de "hechos aislados", organizados por "grupos minoritarios violentos o directamente delincuentes" que aprovechan para "sacar algún beneficio personal" con esos ataques en grupo a supermercados.

 

Macri habló en conferencia de prensa desde la provincia de Mendoza tras dos días de estabilidad cambiaria.