El 16 de septiembre pasado, el ministro Guillermo Dietrich compartía un asado de campaña con los trabajadores que realizaban las obras en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, donde hoy se produjo un trágico derrumbe.

Guillo Dietrich on Twitter

“Gran asado de obra con todos los que trabajan en la impresionante transformación del Aeropuerto de Ezeiza. Gracias a ellos hoy inauguramos la nueva terminal de carga aérea, el nuevo estacionamiento y dentro de muy poco también la nueva terminal de pasajeros”, tuiteaba el funcionario.

Pero el ministro no podía ignorar entonces que ante el cúmulo de denuncias efectuadas por la UOCRA, la Justicia laboral había ordenado la paralización de la obra, algo que el contratista no concretó dado el apuro del Gobierno por inaugurarla antes de las elecciones generales de octubre.

 

Ale Martínez on Twitter