Mientras docentes, no-docentes y estudiantes de la Universidad de Buenos Aires hacen lo imposible para mantener a la casa de Altos de Estudios entre las mejores del mundo, en la Facultad de Medicina las autoridades no pueden ni siquiera garantizar el estado de los baños. 

La conducción del Centro de Estudiantes de Ciencias Médicas (CECiM) de la UBA denunció que "el 80 por ciento de los baños de la Facultad de Medicina están están cerrados o fuera de funcionamiento". Mientras que el 20 por ciento restante "están averiados o sucios". 

En efecto, las fotos que los alumnos subieron a las redes sociales dan cuenta del pésimo estado en que se encuentran. Bachas inundadas, cestos desbordados de papeles higiénicos usados, restos de materia fecal en el inodoro y mucha mugre por todos lados.

 

 

El Frente Ciencias Médicas on Instagram: “#FMedEnEstadoCrítico #FMedColapsa . ¿Sabias que el 80% de los baños de FMed están cerrados o fuera de funcionamiento? . ¿Sabias que el…”

 

Desde la conducción del gremio de los estudiantes relacionaron directamente estos problemas en la limpieza con el presupuesto "de miseria" que votaron las autoridades, con el aval del decano Ricardo Gelpi, que provocaron se le deje de pagar al personal de limpieza. 

La presidenta del CECiM, Agustina Larsen (El Frente Ciencias Médicas), le dijo a Diario Registrado que "La situación de los baños tiene responsables claros. Hasta septiembre del año pasado la Facultad contrataba una empresa externa de limpieza. Después de las elecciones de Centro de Estudiantes, cuando perdió la agrupación de las autoridades, ellas mismas cortaron el contrato".

El Frente ganó las elecciones del Centro el año pasado, cuando derrotó a "Nuevo Espacio", la fuerza del oficialismo integrada por los radicales de Franja Morada y un sector del PJ.

"El ajuste presupuestario que llevan adelante y  la inexistencia de una partida para baños, hace que hayamos llegado al extremo de que todos los baños de mujeres de la Facultad estén cerrados después de las 17 hs", agregó Larsen. 

Mediante un comunicado, el CECiM alertó que la Facultad de Medicina "está en estado crítico por el ahogo presupuestario al que las autoridades someten a la facultad. Mientras el decano Gelpi y el resto de los funcionarios de FMed (con baños impecables en sus despachos) no se hacen cargo de la situación, violan el derecho básico de cursar en condiciones dignas en la universidad pública. Encontrar un baño limpio y con mínimas condiciones de higiene es una odisea en nuestra facultad".

El centro de estudiantes lanzó una juntada de firmas para que UBA disponga una partida presupuestaria extra para "la reparación integral de todos los baños", así como para "la compra de insumos para su mantenimiento además de jabón y papel". Además exigen que "la recontratación del personal de limpieza y la contratación de trabajadores no docentes de manera permanente para el mantenimiento y limpieza". 

Baños sucios para los estudiantes, limpios para el decano:

La universidad pública y gratuita ha permitido y permite que en Argentina los hijos de los trabajadores puedan tener las mismas oportunidades de formación que tienen los sectores más pudientes. Sin embargo, ese espíritu de igualdad en la Facultad de Medicina no existe. Mientras que los estudiantes y docentes padecen el recorte educativo que los deja con los baños sucios, el decano Ricardo Gelpi tiene un trato preferencial para sus necesidades. 

Las fotos a dan cuenta de la doble vara: baños sucios para estudiantes y docentes, pero limpios para el Decano.

Así están los baños de los estudiantes y docentes: 

 

Así está el baño que usa el decano Gepli y las autoridades:

 

 

La presidenta del Centro de Estudiantes le informó a este medio que ya convocaron a una Asamblea para el 26 de abril, a las 17 hs. Allí van a definir "qué medida vamos a tomar frente a este reclamo tan sentido. Más de 6.000 firmas de estudiantes están siendo ignoradas. Queremos que se escuche el reclamo y se de una solución inmediata al problema así como una solución integral que incluya un aumento presupuestario y obras para un edificio que no da abasto".