Este viernes, La Nación publicó un editorial cobarde y sin firma donde avala sin medias tintas el abuso sexual infantil y brega por el embarazo prematuro de menores de 12 y 13 años. 

En dicho editorial hablan de dos testimonios de menores que fueron abusadas y que al enterarse de que estaban embarazadas, llevaron a término ese embarazo, dando a entender que "el relato de estas realidades mueve a reflexionar sobre lo que es natural en la mujer, lo que le viene de su instinto de madre, lo que le nade de sus ovarios casi infantiles". 

 

@roferrerilustradora
@roferrerilustradora

 

Con un mensaje violento contra la lucha por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, quien escribió esta nota afirma que la forma en que se llevaron a cabo los embarazos es "claramente nada deseada ni deseable", pero aún así resalta que es "admirable y emocionante ver desplegarse el instinto materno". 

 

 

Por más palabras edulcoradas sobre el embarazo infantil, sobre todo producto de abusos sexuales, hay una realidad: el embarazo adolescente es uno de los problemas más graves en el país y vulnera los derechos básicos de las niñas. 

La Nación tiene responsabilidad a la hora de publicar textos donde se trata de minimizar las violaciones a menores de edad con la intencionalidad de criticar la lucha por la Interrupción Legal del Embarazo. 

En el Código Penal de nuestro país, desde 1921, se contempla el aborto por causales y la violación es uno de ellos. La nota hace apología de este delito en tanto pasa por alto el derecho a informar sobre esta opción a las niñas. Se vulnera los derechos de la niñez, se vulnera el código penal y la salud de las menores donde no se habla de la implicancia en su estado.

 

 

 

JORGE RIAL on Twitter