Recientemente el mundo de la música tuvo una esperanza cuando Roger Waters se animó a coquetear con una posible reunión durante una entrevista. 

Allí, Rogelio dijo que nunca descartaría la posibilidad de un encuentro con sus viejos compañeros. Incluso, habló de "cumbre de paz" y de lanzar una reedición remasterizada de 'Animals' "sin que se convierta en la Tercera Guerra Mundial. 

Pero parece que la tregua, o el intento de la misma, duró poco. Waters salió con toda nuevamente en las redes sociales, ahora reclamando por las redes sociales de la banda. 

En una publicación en su Instagram, el cantautor acusó al resto de los integrantes de Floyd de mantenerlo al margen de la web y las redes sociales, una especie de ninguneada por parte de sus viejos compas. 

"No hay nada sobre mí en la web. David Gilmour me ha prohibido el acceso al sitio web", afirmó Waters... y sentenció: "David cree que le pertenece. Creo que piensa que porque dejé la banda en 1985 él es el dueño de Pink Floyd, que él es Pink Floyd y que soy irrelevante y debería mantener la boca cerrada".

Además, reveló que aquel intento de paz no fue un palabrerío, sino que estuvo más cerca de lo que pensamos: "Hace un año, convoqué una especie de Camp David para los miembros sobrevivientes de Pink Floyd en un hotel de un aeropuerto de Londres, donde propuse todo tipo de medidas para superar este terrible punto muerto y la situación difícil en que nos encontramos, pero lamento decir que no dio fruto", contó.

 

Roger Waters on Instagram: “An announcement from me. And when I mention the @pinkfloyd website, I also mean the Facebook page and all the rest.”