Es una fecha doblemente importante. En primer lugar, porque se cumplen 50 años del show de despedida de Los Beatles. Aquel tan recordado recital en San Francisco, California. En segundo lugar, porque en esta fecha hay nuevas informaciones que viajan desde Nueva York sobre el asesino de John Lennon.

Comenzando por la segunda, y la más inmediata, Mark David Chapman, el hombre que le disparó al cantante de Beatles, volvió a requerir la libertad condicional a la condena que cumple desde aquel fatal episodio que se convirtió en un hito mundial.

Con 61 años, el asesino afirma haber "encontrado a Jesús" y hasta se denominó un "idiota" por haber matado al exBeatle en 1980. Pero para la Justicia sus argumentos son inadmisibles.

Según expresó el New York Daiyl News, la Justicia de esa ciudad le negó la libertad condicional por novena vez, a pesar de que habían cartas que recomendaban lo contrario. 

Se conoció, además, que la misma Yoko Ono se habría comunicado con el juzgado para exigir que no le otorguen el beneficio al que fuera el asesino de su esposo. Finalmente, llegó la buena noticia.

Pero da la casualidad que estas informaciones caen el mismo día en que se cumplen 50 años del último show de Los Beatles, aquel 29 de agosto de 1966, en el Candlestick Park.

 

 

El show duró 33 minutos y tocaron 11 canciones. Fue el final de una gira en la que los miembros terminaron de acentuar las asperezas que habían, tanto entre ellos mismos, como con el mundo exterior, a raíz de diferentes acontecimientos negativos en su carrera.

El grupo tocó en un pequeño escenario en medio de un campo de baseball, rodeado de un alambrado de dos metros de alto y de policías, sin mantener contacto con nadie.

Es que, para ese entonces, la banda venía atravesando momentos difíciles: desde las amenazas de grupos extremos religiosos por unos dichos polémicos de John Lennon para con la religión cristiana, hasta tener que escapar y temer por su vida en Filipinas, por negarle una cenar de honor a la esposa del dictador de ese país, Ferdinando Marcos.

Esa accidentada gira tuvo como resultado este show, que se dio pocas semanas después de la salida de 'Revólver', el álbum que marcaba un sonido diferente y muy difícil de reproducir en vivo. 

A pesar que éste haya sido su último recital propiamente dicho, la última vez que los vieron tocar juntos fue en enero de 1969, con la famosa presentación en el techo de las oficinas de Apple.