Más de 17.000 pasajeros escucharon la historia de Wang Mingqing, un hombre que decidió hacer taxista en 2015 para difundir que había perdido a su hija 24 años atrás y que ella se entere que su familia la estaba buscando. 

La historia narrada por Wang fue compartiéndose de boca en boca; el hombre perdió a su pequeña cuando esta tenía solo 3 años y se alejó de él mientras estaba en su puesto callejero de frutas. 

 

 

Wang y su esposa pasaron años pegando carteles con la cara de su hija, en contacto con la policía y visitando orfanatos y hospitales, pero  fue finalmente gracias a la tenacidad de este hombre y de repetir de manera incansable su historia que la misma llegó a oídos de la niña- ahora mujer- que estaba desaparecida. 

 

La hija de Wang conoció el mes pasado a través de la prensa la búsqueda de su padre mediante el taxi, contactó con la policía y con sus padres el pasado 16 de marzo, y el 1 de abril se hizo una prueba de ADN que confirmó que era la niña perdida hace casi un cuarto de siglo en la ciudad de Chengdu.