Stephanie Berman, una experta en salud reproductiva, creó el primer juguete sexual que simula una eyaculación. Su nombre es Semenette, un consolador que está atravesado por un delgado tubo que tiene en un extremo una pequeña bomba con la que se puede expulsar el semen manualmente y, si la mujer está ovulando, lograr una inseminación.

 

 

Todo comenzó cuando Stephanie intentó concebir un hijo con su esposa, momento en que se dio cuenta de que el proceso que debían seguir para lograr la inseminación era poco romántico o sexy. Fue entonces que decidió crear el consolador Semenette, con el cual luego su esposa quedó embarazada de su hija Isabella, nacida en 2014.

 

El primer prototipo de Semenette
El primer prototipo de Semenette

 

El producto se convirtió no solo en una opción para las parejas de lesbianas que desean concebir, sino también, para los hombres que padecen disfunción eréctil o incluso mujeres solteras.

De todas maneras, Berman se vio obligada a repensar y cambiar el nombre del producto por “Pop” a finales de 2015, ya que muchos clientes solo querían el juguete sexual para recrear la eyaculación, según informó el diario The Guardian.