El movimiento de los chalecos amarillos paralizó a Francia durante dos meses y puso en jaque al gobierno de Emmanuel Macron. Si bien el disparador fue la suba de los combustibles —finalmente anulada por el gobierno para apagar el incendio—, las protestas evidenciaron un malestar mucho más profundo.

Eso motivó al Consejo Económico y Social de Francia a lanzar una gran consulta online, para saber cuáles son las preocupaciones de los franceses, en especial de los movilizados. El objetivo de este organismo público es realizar investigaciones y formular propuestas de políticas públicas.

"Con o sin chaleco, ciudadanas y ciudadanos, exprésense", era el título de la convocatoria. Se hicieron 9.060 contribuciones con propuestas de distinta índole, y más de 260 mil personas votaron.

Sorpresivamente, la propuesta con más adhesiones (5.900 votos), según informa Le Parisien, fue la derogación de la Ley Taubira, que instauró el matrimonio entre personas del mismo sexo en Francia. La segunda más votada fue una que proponía promover una "verdadera política familiar, global y ambiciosa".

Muchos comentarios también se manifestaban en contra de la procreación asistida y de la mono y homoparentalidad. Lo curioso es que ninguna de estas consignas estuvo presente en las marchas de los chalecos amarillos.

 

 

Según el periódico francés, organizaciones de extrema derecha realizaron una campaña online para "inundar de respuestas" a la consulta del Consejo Económico y Social.

Uno de los grupos que habría estado más activo es "La manif pour tous" (La manifestación para todos), el colectivo que organizó las mayores manifestaciones en oposición al matrimonio igualitario en Francia.

Además de las propuestas contrarias a lo que estos grupos denominan "ideología de género", sumaron muchos votos otros reclamos afines a organizaciones radicales de derecha. "Tener en cuenta el voto blanco" y el "fin de los subsidios a la energía eólica" son algunos ejemplos.