Dos de los presidentes más poderosos del mundo que, hasta ahora, tenían una disputa nuclear y personal, se reunieron en un histórico encuentro en Singapour para 'limar asperesas'.

Después del apretón de manos y los flashes de fotos, ambos mandatarios firmaron durante la madrugada un acuerdo "muy amplio" por el que Kim señaló que "el mundo verá un cambio muy grande". 

Si bien los detalles del acuerdo no se dieron a conocer a los medios de comunicación, un descuido de los presidentes hizo que se pueda ver el contenido del documento y ser interpretado por los periodistas. 

 

 

Allí ambos países se comprometen en establecer nuevas relaciones con el deseo de paz y prosperidad de los dos países, y reafirma lo que Trump dijo en declaraciones acerca de la veloz desnuclearización de la península, mientras EEUU se compromete a garantizar la seguridad del régimen.

Washington y Pyongyang prometieron además que recuperarán los restos de los prisioneros de Guerra y de los desaparecidos en combate durante la Guerra de Corea.

El documento también establece que el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, se reunirá en "la fecha más temprana posible" con un alto funcionario norcoreano para continuar el diálogo bilateral sobre la desnuclearización.

El acuerdo fue firmado a la 13.50 de la tarde en Singapur, las 2.50 de la madrugada en la Argentina. La cumbre había comenzado a las 9 de la mañana, con un histórico apretón de manos entre ambos líderes.