Un feroz incendio afectó a un enorme rascacielos de la capital inglesa, el cual corre riesgo de derrumbarse. Más de 200 bomberos continúan con las tareas de extinción mientras la policía elevó el número de muertos a 12 e indicó que hay decenas de heridos graves. 

El incendio en Grenfell Tower, en las cercanías del área de Notting Hill, se habría originado a partir de la explosión del motor de una heladera en uno de los pisos inferiores y las llamas se propagaron rápidamente debido a que durante las recientes reformas no se había utilizado material ignífugo. 

 

Al respecto, George Clarke, el presentador del programa Amazing Spaces, dijo a Radio 5 Live que estaba cubierto de ceniza a pesar de que se encontraba a 100 metros del lugar, y comentó que vio personas llamando la atención con linternas desde la parte alta del edificio.

Según el relato de la BBC, el incidente comenzó cerca de la 1 de la madrugada, y para las 4 los rescatistas aún se encontraban evacuando personas. Andy Moore, periodista de la cadena, explicó que prácticamente la totalidad del edificio estaba en llamas y que había temor de que pudiera derrumbarse. 

"Vimos caer restos del edificio, escuchamos explosiones, y oímos el sonido del vidrio que se rompe", describió Moore, y añadió: "La policía sigue ampliando la zona acordonada, ante el temor de que el edificio se derrumbe".