Triste. Esa sola palabra puede sintetizar esta historia que ocurrió a orillas del Río Bravo, que separa México de Estados Unidos, donde se ha generado un gran debate sobre el tema migratorio. Sobre todo, desde la llegada del xenófobo de Donald Trump. 

La foto muestra a un padre y su beba, muertos, boca abajo, a orillas del río que los separaba de lo que esperaban sea una vida mejor. Pero encontraron la muerte. 

 

El salvadoreño, Oscar Alberto Martínez Ramírez, tenía la esperanza de poder cruzar con su hija de 2 años a EEUU para buscar un futuro más prominente. 

 

 

Pero tuvieron dificultades para atravesar el Río Bravo, que no por nada se llama de esa manera, y el hombre murió al intentar rescatar a su hija que había sido arrastrada por la corriente. 

Según el diario El País, fueron los gritos de desesperación de la madre (la única sobreviviente) los que alertaron a los servicios de protección civil locales y militares, que se acercaron al lugar y se encontraron con la escena. 

"Algún día, terminaremos de construir un país donde no pasen estas cosas. Algún día, terminaremos de construir un país donde migrar sea una opción y no una obligación. Mientras tanto, haremos lo que más podamos. Dios nos ayude", expresó el presidente de El Salvador, Nayib Bukele.