Por mucho, qué decimos mucho, muchísimo menos que en Argentina, los franceses salieron a copar las calles de toda Francia. ¿El motivo? el nuevo impuesto al combustible. 

Por eso se dieron fuertes protestas, cortes de calle y manifestaciones tanto en la capital, París, como en varias locaciones de la nación. 

En una de las movilizaciones se vio una imagen emotiva y que serviría de ejemplo para las represivas fuerzas de seguridad argentinas. 

Los policías se quitaron los cascos en apoyo a los ciudadanos. Y no ocurrió una vez, sino que sucedió en diferentes marchas. 

"La mayoría de nosotros respaldamos a los 'chalecos amarillos' porque nos vemos directamente afectados por cualquier aumento en los precios del combustible", dijo Alexandre Langlois, secretario general del sindicato de policías. 

"Es difícil, porque en nuestro corazón apoyamos a los manifestantes", dijo Langlois.

Aquí otro video de solidaridad policíaca. 

 

BREAKING ! French Police Remove helmets and stand with the yellow vest demonstators