Utilizan gas lacrimógeno para disolver las protestas por la muerte de Daunte Wright en Minnesota

 

El jefe de policía de Brooklyn Center, al norte de Minneapolis, Tim Gannon, dijo el lunes que la muerte de Daunte Wright, de 20 años, en un control de tránsito se debió a una "descarga accidental".

El hecho desató fuertes protestas y desmanes en una zona del país ya bajo grandes tensiones raciales debido al juicio en curso contra un policía acusado de haber matado al afroestadounidense George Floyd el año pasado en Minneapolis, estado de Minnesota.

Al caer la noche, cientos de manifestantes se congregaron con pancartas y gritando consignas bajo la lluvia frente a la estación de policía de Brooklyn Center, pese a un toque de queda nocturno anunciado horas antes por las autoridades.

Los manifestantes desafiaron a la policía a través de la valla erigida alrededor de la comisaría y levantaban pancartas donde se podía leer "Encarcelen a todos los policías asesinos racistas", "¿Soy yo el próximo" y "Sin justicia no hay paz".

La policía disparó granadas lacrimógenas varias veces hacia los manifestantes y les ordenó dispersarse. En total, 40 personas fueron detenidas y varios miembros de las fuerzas de seguridad sufrieron heridas leves, según la policía, informó la agencia de noticias AFP.

Además del toque de queda decretado por los alcaldes de las ciudades gemelas Minneapolis y Saint Paul y en Brooklyn Center, un millar de soldados de la Guardia Nacional patrullan las calles.

Fue la segunda noche consecutiva de protestas en Minneapolis, luego de que Wright, de 20 años, muriera tiroteado por la policía el domingo pasado cuando conducía con su novia.

Durante un control de tránsito, una agente "sacó su arma de fuego en lugar de su taser", una pistola eléctrica inmovilizadora, y disparó, dijo el comandante de policía Gannon. "Fue una descarga accidental que resultó en la trágica muerte" de Wright, dijo.

El lunes, las autoridades judiciales de Minnesota publicaron en un comunicado la identidad de la agente involucrada, Kimberly Potter, una policía de Brooklyn Center con 26 años de experiencia que fue suspendida.

En el video del incidente, registrado por la cámara de la policía, se ve a los agentes sacar al joven del vehículo e intentar esposarlo. Pero él se resiste y vuelve a sentarse en el auto. Se escucha a la policía gritar "Taser, Taser". En su lugar se escucha un disparo.

"Maldita sea, le disparé", dice la mujer mientras el hombre, herido mortalmente, arranca en su auto, que se estrella unas calles más adelante. No quedó claro por el momento cómo la agente confundió su arma con el Taser.

El presidente Joe Biden calificó la muerte de "trágica", pero advirtió contra cualquier posible manifestación violenta. "No hay absolutamente ninguna justificación" para los desmanes, dijo.

El caso de Wright revivió el trauma de una región que sufrió varias noches de incidentes tras la muerte de Floyd el 25 de mayo pasado cuando un policía blanco, Derek Chauvin, le apoyó su rodilla en el cuello varios minutos hasta matarlo de asfixia.

Los partidos de la NBA, de béisbol y hockey previstos para el lunes fueron suspendidos. Chauvin enfrenta cargos de homicidio por su rol en la muerte de Floyd.