El polémico escudo antimisiles de fabricación estadounidense conocido como THAAD (Terminal High Altitude Area Defense, por sus siglas en inglés) ya se encuentra operativo en la península coreana en el territorio aliado del sur.

Si bien anunciaron que no está en "su plena capacitad operativa", el THAAD ya está funcionando y  “tiene potencial de interceptar misiles norcoreanos y defender a la República de Corea”.

Desde el Gobierno de Pekín mostraron su preocupación y solicitaron la retirada del sistema que puede tener alcance sobre su territorio ya que  “protegerá con firmeza sus intereses”.

Por su parte, el Gobierno de Kim Jong- un, según informaron agencias locales, resaltó “La vergonzosa conducta de Kim Kwan-jin de albergar y halagar la trama de invasión estadounidense es un acto para vender a su país, y ridiculizar e insultar al sentimiento público surcoreano”. 

El THAAD es un escudo antimisiles que fabrica la firma estadounidense Lockheed Martin desde 2008 y fue instalado en Seongju, a unos 300 kilómetros al sureste de Seúl. Su misión es derribar cohetes enemigos de alcance corto o medio (una capacidad de recorrido de hasta 3.000 kilómetros) en su última fase de vuelo, a altitudes entre los 40 y los 150 kilómetros, antes de que impacten contra sus objetivos.

 

Hasta el momento el THAAD nunca se ha probado en tiempo de guerra debido a que la recarga de cohetes entre un disparo y el otro es de 30 minutos, un período que puede dar una amplia ventaja al enemigo.  

¿