Militares y carabineros se han desplegado en la capital chilena para poner coto a los desórdenes. En las plazas de Maipú y Baquedano, las fuerzas de seguridad han usado gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a los manifestantes. 

En medio de la nueva jornada de protestas, los manifestantes quemaron al menos cinco autobuses en la avenida Diagonal Paraguay, según el Cuerpo de Bomberos de Santiago.

Ante la escalada de protestas, las autoridades suspendieron la circulación de buses públicos en Santiago. Mientras tanto, el presidente Sebastián Piñera, anunció la elaboración de un plan para mitigar el impacto de la medida.

Las protestas también se han extendido a otras regiones del país, como Valparaíso, Viña del Mar y Concepción.

Ruben A. Fransoy on Twitter

 

PIENSA.PRENSA on Twitter

 

CNN Chile on Twitter

 

RT en Español on Twitter